Dolor Cervical Axial

El dolor cervical axial constituye un conjunto heterogéneo de síntomas dolorosos en la región cervical. Habitualmente tiene un carácter mecánico, es decir, aparece o empeora con determinados movimientos. Puede afectar a diversas regiones, entre las que las más habituales son la zona cervical posterior propiamente dicha, o irradiarse hacia la musculatura de la región posterior de los hombros (trapecios, escápulas, etc), y en ocasiones desciende hasta la columna torácica.

Su causa suele ser múltiple, y raramente puede ser atribuido a una hernia de disco cervical. Las causas más frecuentes son la artrosis cervical, problemas posturales, tensión emocional, etc.

El tratamiento quirúrgico de esta patología es muy poco eficaz y por tanto raramente se considera indicado. El tratamiento de elección es conservador y consiste en medidas farmacológicas, con analgésicos y a veces relajantes musculares, respetar unas medidas de higiene postural y realizar un programa de ejercicios, que en este caso son especialmente eficaces y recomendables.

Mielopatía Cervical

La mielopatía cervical es un trastorno debido a la compresión de la médula espinal a la altura de la columna cervical. En personas jóvenes suele deberse a hernias de disco masivas; mientras que en personas mayores la compresión suele estar causada por un proceso artrósico junto con algún tipo de deformidad.

Los síntomas pueden ser muy variados, así como la velocidad de evolución del cuadro. Inicialmente, estos suelen ser sutiles, como por ejemplo dificultad para manipular objetos finos con las manos, pequeñas pérdidas de equilibrio, alteraciones en la sensibilidad en manos y piernas, etc. En los casos más evolucionados puede incluso provocar imposibilidad para caminar, aunque esto es poco frecuente

El diagnóstico se debe hacer mediante Resonancia Magnética, en la cual, la imagen patológica es muy característica.

El tratamiento es casi siempre quirúrgico para resolver la causa de compresión de la médula. Normalmente lo que se consigue es detener el empeoramiento del cuadro clínico. Los síntomas neurológicos presentes pueden no ser reversibles, aunque es frecuente que algunos mejoren tras la cirugía.

Cifosis

Columna Cifótica

Columna Cifótica

Columna Normal

Columna Normal

La cifosis es una deformidad de la columna caracterizada por una inclinación anterior de la misma por encima de los límites de la normalidad.

Una columna vertebral normal tiene curvas fisiológicas, en la región dorsal es cifótica; mientras que en las cervicales y lumbares es inversa, es decir lordótica.

Cuando se superan los límites normales de angulación podemos estar ante algún tipo de patología

Una curva que en la región torácica o dorsal supere los 40º, ya puede ser considerada como una cifosis por encima de los límites fisiológicos. Cualquier curva cifótica en las regiones cervical y lumbar será patológica, ya que en estas zonas, la curva fisiológica es la contraria, es decir, lordótica.

Con mucha diferencia, la causa más frecuente de hipercifosis vertebral es la denominada postural.
En este tipo de curvas, no hay ninguna alteración anatómica vertebral que provoque la deformidad.
Su tratamiento consiste en programas específicos de tratamiento físico y ocasionalmente, dependiendo de la magnitud y la elasticidad de la curva, se recomienda el empleo de ortesis (corsés).

Con menos frecuencia la cifosis se debe a alteraciones morfológicas vertebrales, se denominan estructuradas. Su tratamiento depende de su causa y magnitud, llegando en algunos casos a necesitarse complejas cirugías reconstructivas.

Disectomía Cervical

disectomia3 copydisectomia2 copydisectomia1 copyEn los casos de hernia discal cervical sintomática en la que el tratamiento conservador ha fracasado y cuando predomina el dolor irradiado al brazo, está indicada la cirugía,
La intervención quirúrgica consiste en la extirpación del disco intervertebral y la fijación de las vértebras afectadas mediante un implante al que se puede asociar una placa atornillada que mejora la fijación.

Lo que se consigue con esta cirugía es fusionar las vértebras dañadas, y esto no produce una pérdida de movilidad significativa en la columna cervical, que se compensa con la movilidad entre el resto de vértebras.

En algunos casos muy seleccionados, dicho implante puede sustituirse por una prótesis de disco intervertebral.

Dicha intervención se realiza mediante una pequeña incisión en la zona anterior del cuello. Habitualmente no es necesario el uso de collarín postoperatorio, y se suele permanecer ingresado durante 1 ó 2 días.

Artrodesis lumbar mínimamente invasiva

artrodesis2artordesis1En la actualidad los avances tecnológicos permiten realizar las cirugías de fusión vertebral (artrodesis) con instrumentación (tornillos, barras, injertos, etc.) mediante técnicas poco agresivas. Las indicaciones de este tipo de intervenciones son similares que para las técnicas tradicionales.

Se realizan los mismos gestos quirúrgicos, pero a través de pequeñas incisiones en la espalda. De esta manera el sangrado intraoperatorio es menor, la necesidad de analgésicos postquirúrgicos se reduce, y se aceleran los plazos de recuperación de manera significativa.

Habitualmente tras este tipo de intervenciones, no se requiere empleo de fajas o corsés y los pacientes permanecen ingresados uno o dos días tras la intervención.

Hablando sobre cirugía mínimamente invasiva de columna. 5/12/2012